La Carta

En el corazón de la Barceloneta

En el mismo paseo juan de borbón, esquina con calle Almirante Aixada. Junto al HOTEL 54 barceloneta.
Con vistas al Aquarium, Maremagnum, Hotel W Barcelona y Puerto Deportivo. A pocos metros de la Playa, del Club Natació Barcelona y del Club Natació Atlètic Barceloneta.

Passeig de Joan de Borbó, 53
08003 Barceloneta, Barcelona

Teléfono: 93 225 64 01

HORARIO DE COCINA:

Horarios:
Cocina continua de lunes a domingo de 12h a 1h.

TRANSPORTE PÚBLICO:

Metro: L4 Barceloneta.

Bus: 17, 36, 39, 45, 57, 59, 64, 157, N8.

Bus Turistic: Ruta Roja, parada Museu d'Història de Catalunya.

Bicing: Parades 31, 33, 38, 39, 41, 124.

Teleférico: Parada Torre de Sant Sebastià (Barceloneta).

GPS: 41° 22' 38.96" N - 2° 11' 18.93" E
Barceloneta

BARRIO LA BARCELONETA:

El día 3 de febrero de 1753 se llevó a cabo la colocación de la primera piedra del que sería el barrio marítimo de Barcelona: la Barceloneta.

La nueva población que nacía era un ejemplo de barrio ordenado, uniforme, surgido de los trazos de un ingeniero militar: Juan Martín Cermeño. Supuso el derribo de las antiguas barracas de la playa y el inicio de la edificación de manzanas de casas, unifamiliares, de planta baja y un piso, que remataban la cornisa con un característico frontón.

Al poco tiempo de inaugurarse, en 1755, llegaron los primeros habitantes, y desde el principio fue un barrio con un marcado carácter marinero, donde se llevaban a cabo actividades y usos artesanales, siempre relacionados con el puerto y el mar.

La expansión de la Barceloneta viene marcada por la proximidad del puerto y del ferrocarril, que convierten el barrio en un lugar idóneo para las instalaciones de tipo industrial, añadiendo así, a la esencia marinera, un marcado carácter obrero. La actividad en este sector fue tan importante que podemos considerar la Barceloneta de la época como la cuna de muchas industrias catalanas que todavía hoy continúan en activo.

Así mismo, la Barceloneta no tardaría en convertirse en uno de los espacios de ocio de los barceloneses. Los primeros baños se empezaron a hacer importantes a principios del siglo XIX, y el éxito fue tan grande que se continuaron añadiendo establecimientos, entre ellos, los Baños Orientales, los baños El Astillero, los de San Miguel y los de San Sebastián, muchos de los cuales sobrevivieron hasta finales de los años ochenta del siglo XX.

En esta época, también tomó importancia la gastronomía, con los pequeños restaurantes del Paseo Nacional, entre los que destacó EL REY DE LA GAMBA, que pronto se hizo popular entre los barceloneses y posteriormente a nivel mundial. En la playa había muchos merenderos, que nacieron porque algunos hombres de mar ofrecían cocina de pescador con pescado fresco recién llegado a la playa, y sobrevivieron más adelante convertidos en los chiringuitos de la Barceloneta, hasta su desaparición en los años noventa.

Ya en el siglo XX se empezó a difundir la práctica de deportes marítimos en las aguas del puerto: el Club Natació Atlètic Barceloneta y el Club Natació Barcelona eran los más activos

Con una historia tan intensa, y a medida que el barrio se ha ido reinventando, la Barceloneta siempre se ha sabido adaptar a los nuevos tiempos, ofreciendo a sus visitantes aspectos nuevos por descubrir.